De barbas, fofis y plataformas

Antes de nada quiero disculparme por haber estado ausente. ¡Lo siento mucho! Intentaré que no vuelva a ocurrir.

Y ahora ya empiezo.
Como leéis en el título, hoy voy a hablar de estos tres temas. Voy a ir en orden, creo, y vais a ver que voy a escribir muy a “mi manera” porque son unos temas un pocos locos y porque en realidad no tengo muchas ganas de pensar en lo que escribo y así dejo volar la imaginación.

Vale, voy a por las barbas.
He estado leyendo títulos de publicaciones del estilo “tu barba tiene vida” o “barba = gérmenes”. He de reconocer que no he leído los artículos porque no me creo nada de eso. Pienso que si la persona es limpia, no hay peligro de muerte por infección barbuda. ¿Y si no tiene barba pero no se lava los dientes? A mi eso me parece esquerosíiiiiiisimo. Lo único bueno es que puedes encontrar restos de comida.

barbudos

Todos los tipos de barbas son aceptadas y bienvenidas en nuestro nuevo mundo hipster que estamos creando.

De las barbas paso a los “fofis”. O a los blanditos, rellenitos, gordis o como queráis llamarlos. Esas personas que cuando las veis os dan ganas de achucharlas porque son físicamente blanditas. Esas personas que sabéis que les sobran algunos kilitos pero que están estupendamente con ellos, ahí, en su sitio, quietos.
No se decide si estas personas son “fofis” por las tallas de ropa que usen. Se decide por el nivel de adorabilidad física que tengan.
¡ME ENCANTAAAAAAAAAAAAAAAAN!
Y además son tendencia. Es algo que no entiendo, está de moda el running y el estar fofo? ?¿Alguien que me lo explique?

Y entonces pasamos a las plataformas, zuecos, tacones… vamos, pasamos a las alturas.
Señores de la industria zapatera… ¿Qué hacemos las altas? ¿Tengo que ponerme manoletinas o las sandalias de tiras para poder mirar a mis amigos a los ojos?
No pensáis en nosotras. Al final caeré en la tentación y me compraré unos de esos zuecos tan chulos o unas plataformas. Porque, al fin y al cabo, me encantan mis piernas.
Y cuando salga de casa escucharé a mi madre “¿para qué quieres unos zapatos que te hacen tan alta? Así no encontrarás a nadie.”
MADRE (tengo un post preparado para ti, que sé que me lees): ¡Que me quieran con lo que yo quiera ponerme!

Y esto es todo por hoy.
Sé que no he escrito nada (ni se parece) a lo que he escrito otras veces… pero tenía ganas de volver con un post de este estilo.

Un abrazo enorme!

PD: imágenes sacadas de google (¡De nada, chicas!).